Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

El desembarco de las aerolíneas low-cost en el mercado latinoamericano

Quienes viajan con mucha frecuencia, en particular en el continente europeo, han tenido ya casi con seguridad la experiencia de realizar vuelos con las denominadas compañías de bajo costo, o “low-cost” (por su traducción al inglés). El principal atractivo de estas empresas es que ofrecen vuelos a los principales destinos locales y regionales, a una fracción del precio de las aerolíneas tradicionales.

¿A qué se debe esto? El modelo de negocios que impulsan estas compañías es el de recortar los costos del servicio al mínimo posible, eliminando comodidades como las comidas a bordo, la posibilidad de elegir los asientos y fundamentalmente, cobrando un valor elevado para el despacho de equipaje en la bodega del avión. De esta manera, las empresas low-cost han diseñado una estrategia de operación que les permite ofrecer al público billetes de avión por sólo unos pocos euros, especialmente durante la temporada baja o en el caso de promociones especiales.

RyanairLas principales aerolíneas de este tipo en Europa han decido incorporar al mercado latinoamericano en su plan de expansión para los próximos años. Los gerentes de estas compañías, como Ryanair o Norwegian Airlines, ven en América Latina la posibilidad de incrementar la competencia y presionar a la baja los precios para el traslado por vía aérea en la región. De esta manera, su objetivo es captar no el mercado de viajeros tradicional sino incorporar a una amplia franja de la población, de menor poder adquisitivo, brindándole la posibilidad de acceder a los viajes dentro y fuera de cada uno de los países por un valor sumamente competitivo.

Esto puede redundar en un beneficio económico no solamente limitado a las empresas, porque se estima que la incorporación de millones de nuevas personas a los viajes en avión tendrá como resultado en el mediano plazo un marcado crecimiento del turismo a nivel local y regional en Latinoamérica.